27406

El rol de las tecnologías de protección de cultivos en la lucha contra el cambio climático

Compártelo

Por: Hannes Bumann,
Agricultor
Lee aquí el artículo original

Los agricultores de todo el mundo siempre han tenido que proteger sus cultivos de insectos, enfermedades y malezas. Si no se controlan, estos desafíos pueden diezmar las cosechas, al reducir el rendimiento de los cultivos y la seguridad y calidad de los alimentos.

La investigación muestra que el calentamiento global está empeorando estas amenazas. Las plagas de insectos, por ejemplo, están aumentando al tener más fuentes de alimentos y un clima que facilita la migración. Un aumento de la temperatura de solo 2 grados Celsius puede aumentar las pérdidas causadas por plagas de cosechas de los cultivos de trigo, arroz y maíz en un 46, 19 y 31 por ciento, respectivamente. Tales pérdidas podrían tener impactos catastróficos en la seguridad alimentaria, agravando los desafíos provocados por la pandemia mundial de COVID-19.

Para prevenir tal crisis, debemos cosechar las herramientas de la ciencia de los cultivos. Estas tecnologías no solo pueden ayudar a la agricultura a combatir el cambio climático, sino que también pueden ayudar a revertirlo mejorando la salud del suelo para capturar mejor el carbono. Como agricultor de 25 años que trabaja en una granja multigeneracional de 150 años, creo que es responsabilidad de los agricultores aprovechar estas herramientas.

Los formuladores de políticas también deben promover la captura de carbono para ayudar a que la agricultura sea, no solo sostenible, sino regenerativa. El suelo contiene tres veces la cantidad de carbono que la atmósfera, lo que lo hace esencial para mitigar el cambio climático. Cuanto más saludable es el suelo, más resistente es a condiciones climáticas extremas, sequías, inundaciones, plagas y enfermedades. Esto conduce a mayores rendimientos y menos insumos. El suelo sano también captura carbono, lo que ayuda a mitigar el cambio climático y mejorar los hábitats del aire, el agua y la vida silvestre.

La granja de mi familia ha experimentado eventos climáticos cada vez más severos a lo largo de los años. Estamos utilizando prácticas tanto anuales como a largo plazo para reconstruir la materia orgánica del suelo y mejorar la salud del suelo. Por ejemplo, utilizamos cultivos de cobertura para proteger el suelo tanto como podamos para evitar la erosión por escorrentía. Los cultivos de cobertura también ayudan a retener la materia orgánica en el suelo, lo que conduce a una mejor retención de agua y previene la erosión.

También hemos implementado técnicas de agricultura de precisión para mantener la salud del suelo. Tomamos muestras de nuestro suelo cada tres a cinco años, y producimos un mapa que muestra cómo la calidad del suelo y la fertilidad difieren dentro de nuestros campos. Luego usamos fertilizantes y plaguicidas para asegurarnos de entregar los insumos correctos según lo que nos dice el mapa del suelo. De esa manera, no aplicamos insumos en exceso o de manera insuficiente y, al mismo tiempo, nos aseguramos de obtener el mejor rendimiento posible. También registramos los rendimientos a través de un monitor en nuestra cosechadora para que podamos ver cómo se diferencian entre los campos.

Para combatir las plagas, la granja de mi familia usa el Manejo Integrado de Plagas, MIP, y usamos plaguicidas solo cuando es necesario. Sin estos productos, probablemente perderíamos entre el 40 y el 50 por ciento de nuestros rendimientos. Los fungicidas son especialmente útiles ya que las infecciones por hongos generalmente se basan en el clima y pueden desarrollarse muy rápido. Es importante que tengamos acceso a tantas herramientas de protección de cultivos como sea posible, incluidas opciones químicas y biológicas, para que podamos abordar eficazmente las plagas a medida que surgen. Esto significa usar los productos correctos en las cantidades correctas en los momentos correctos.

Para reducir el riesgo de estrés climático, plantamos nuestros cultivos en una rotación estratégica con variedades de semillas que son resistentes a la sequía o específicas para nuestras necesidades. Por ejemplo, plantamos un cultivo de rápido crecimiento en otoño para poder cosecharlo antes del invierno. También damos prioridad a las variedades que no crecen demasiado para que se vean menos afectadas por los vientos.

La ciencia vegetal está desarrollando continuamente mejores herramientas para ayudar a los agricultores a resistir el cambio climático, como cultivos tolerantes a la sequía, cultivos eficientes en nitrógeno y cultivos tolerantes a la sal. Por ejemplo, las pruebas de campo muestran que el arroz, la canola y la caña de azúcar con eficiencia de nitrógeno reducen a la mitad la cantidad de fertilizante necesario.

Estoy orgulloso de ser la siguiente generación que trabaja en la granja de mi familia y quiero mantenerla durante muchas generaciones más. Eso significa producir cultivos de manera sostenible, al utilizar prácticas regenerativas que promuevan la salud del suelo y la captura de carbono. Es importante que los agricultores y los legisladores estén al tanto de las posibilidades asociadas con la captura de carbono para que la agricultura pueda ser parte de la solución al cambio climático.

Hannes Bumann es un agricultor del noroeste de Alemania que está cursando una maestría en producción de cultivos y ciencias ambientales en la Universidad de Rostock.

Artículos relacionados

El café en Colombia

El café, una de las bebidas más populares del mundo e indispensable para empezar el día con energía, es el…
Ver +

Desperdicio de alimentos en América Latina

Ver +

Cambio climático y alimentos en peligro de extinción

Café, papa y frijol son algunos de los alimentos de mayor consumo…
Ver +